Zetas la levantaron solo por ser bonita y se la llevaron a Tamaulipas

'Los Zetas se la llevaron por bonita', a Fernanda Rubí Salcedo, dicen los investigadores del gobierno, se la llevaron Los Zetas por ser bonita.Los Zetas levantaron y se la llevaron a Rubí por ser bonita a Tamaulipas .

La noche del 7 de septiembre de 2012, ella y varios amigos fueron a bailar al Bulldog, un bar demoda en el municipio de Orizaba, una importante ciudad al centro de Veracruz que en los últimos dos años se había convertido en fortaleza del cártel, cerca de la medianoche, cuatro hombres armados entraron al bar y se dirigieron directamente hasta Rubí, una joven de 21 años de rasgos finos y figura espigada.

Adentro del lugar había un centenar de clientes y afuera había seguridad privada, según recuerdan los testigos, pero nada impidió que el comando se llevara a la aspirante a chef con jalones de cabello desde la pista de baile hasta una camioneta que se perdió en la noche. Tampoco sirvió que el Bulldog estuviera a 50 metros de la comandancia de la policía municipal y a menos de medio kilómetro de una base de la policía estatal.

'El gobierno tuvo muchas pruebas en sus manos para resolver el caso de mi hija... pero pura corrupción'.

— Que a un narco le había gustado mi hija y por eso se la llevaron, eso me dijeron — se queja Araceli Salcedo, con un gesto amargo que no se le quita desde hace cuatro años y que se endurece aún más cuando recuerda que el gobierno le quería cobrar 990 pesos por cada manta que quisiera exhibir en la vía pública con el rostro de su hija bajo la leyenda "Desaparecida".

Fernanda Rubí desapareció en Orizaba, Veracruz, en 2012, cuando dicha ciudad era una zona de control de Los Zetas.

Ella aún no sabe el paradero de su hija Rubí y el caso parecía olvidarse bajo la pila de 680 desapariciones en el estado, según el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas, pero su figura tomó dimensiones nacionales el 22 de octubre pasado, cuando un diario local la grabó reclamando a gritos la "ineptitud" del gobernador Javier Duarte, exempleado de su antecesor Fidel Herrera.

"¡No se vale, usted viene con su familia! ¿y la mía dónde está?", le espetó Araceli, de frente, tratando de que el gobernador se detuviera a atenderla. Duarte siguió caminando, tratando de ignorarla y sonriendo ante el cartel con la foto de Rubí. "¡Y no se burle! ¡Quite su sonrisa! ¡El fiscal es lo mismo que ustedes: pura corrupción!"

— El gobierno tuvo muchas pruebas en sus manos para resolver el caso de mi hija. Yo me metí a investigar muy hondo y les di direcciones, nombres, pistas. Y no actuaron ¿por qué? Porque ellos conocen a Los Zetas. Ellos saben con quiénes están involucrados y no le pueden pegar a esa gente. Son los mismos.

Reconocer a un hijo entre cientos de huesos: el amargo paso por la morgue de Veracruz.

Y esta es la otra versión 

Fernanda Rubí era novia de “El Lucky”

Fernanda Rubí desapareció en Veracruz y el móvil de su caso estaría enfocado en que se involucró sentimentalmente con un líder de plaza de “Los Zetas”.

Recientemente, la madre de Fernanda increpó al gobernador del estado, Javier Duarte, sobre la falta de resultados en cuanto a la búsqueda de Fernanda, pero aparentemente la desaparición de la chica de 21 años se habría dado por tener una relación con Lucio Hernández Lechuga ‘El Lucky’, líder de “Los Zetas” en la plaza de Veracruz.

Ante tal queja, Javier Duarte delegó a la madre de familia que las investigaciones seguían en curso, por lo que debía tener la confianza en las autoridades.

Para reforzar su palabra, el gobernador de Veracruz ordenó al titular de la Fiscalía General del Estado (FGE), Luis Ángel Bravo Contreras, redoblar esfuerzos en las facultades que le otorgue la ley y solicitó que se continúe con la investigación respecto a la desaparición de la joven Fernanda Rubí Salcedo Jiménez.

Duarte destacó que esta acción permitirá continuar en comunicación con la madre de Fernanda y de familiares que también tienen algún desaparecido, con ello se logrará transparencia en las investigaciones de cada uno de los casos.

El 7 de septiembre de 2012, Fernanda Rubí llegó al Bulldog Bar de Orizaba; señalan los reportes de la investigación, los cuales además detallan que realizó una llamada a su madre en la cual le decía “estoy bien, en un rato voy para la casa, bye mami, te amo”.

Las investigaciones destacan que quince minutos después de la llamada, cuatro sujetos entraron al bar y fueron directamente por Fernanda, quien fue arrastrada a la salida del lugar. El reporte también determina que  ella pidió auxilio, pero nadie la ayudó.

El caso de Fernanda Rubí Salcedo fue atraído por la Procuraduría General de la República (PGR) por la posible participación de la delincuencia organizada, situación que confirmaría lo dicho en los reportes de la investigación, de que el principal nexo para que sucediera tal situación sería la relación con Lucio Hernández Lechuga, ‘El Lucky’.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada