VIDEOS: FIDEL CASTRO, EL MAYOR NARCOTRAFICANTE DE CUBA: "Yo veneraba a Fidel... hasta que supe que era un narco"

Raúl Castro, el hermano de Fidel, autorizó al cartel de Medellín a sobrevolar Cuba para transportar droga a EE UU, según testificó  el narco colombiano Carlos Lehder al declarar en Miami en el juicio contra el ex dirigente panameño Manuel Antonio Noriega. Lehder dijo que se reunió dos veces con Castro entre 1981 y 1983.

Lehder, uno de los nueve miembros de la dirección inicial del cartel de Medellín, cumple condena perpetua en Estados Unidos por tráfico de cocaína. Testificó a cambio de una revisión de su sentencia y de su traslado a una institución penal menos rígida. Consiguió también que su familia pueda vivir en Estados Unidos. El narco colombiano aseguró que el cartel estuvo transportando cocaína a través de Nicaragua bajo la “coordinación” del Gobierno cubano. Su “conexión” en Nicaragua, dijo, era Federico Vaughan, un ayudante del ministro del Interior del Gobierno sandinista, Tomás Borge.

Carlos Lehder aclaró, sin embargo, que no sabía si Vaughan estaba trabajando con Borge en este tema. Dijo que el máximo jefe del cartel, Pablo Escobar, hizo él mismo los arreglos oportunos en Nicaragua en 1984 para el transporte de las drogas, y aseguró que hubo vuelos con cocaína por ese país. No era sin embargo el Gobierno sandinista, sino el Gobierno cubano, el que dirigía este tráfico, precisó, añadiendo que “los nicaragüenses no movían un dedo a menos que los cubanos se lo dijeran”. Según explicó, el coordinador de las operaciones en Nicaragua, de las que no dio detalles, era el cubano Manuel Piñeiros, Barba Roja, que fue jefe del espionaje en su país, y con quien dijo que se reunió en varias oportunidades en Nicaragua durante los siete meses que vivió en este país en 1984.

Lehder también aseguró que Fidel Castro medió en 1984 entre Noriega y el cartel de Medellín para resolver una disputa que surgió a raíz de la destrucción de un laboratorio de cocaína en la selva panameña, por cuya protección los narcotraficantes habían pagado a Noriega cinco millones de dólares. Según Lehder, Castro representó a Noriega en esas negociaciones, mientras el ex presidente colombiano Alfonso López Michelsen acudió en nombre del cartel. [López Michelsen afirmó ayer a un diario de Miami que las declaraciones de Lehder son “un montón de metiras”.]

Lehder ofreció también abundantes detalles sobre sus tratos con Noriega entre 1982 y 1984 para el transporte de cocaína por Panamá. El dirigente panameño tuvo, según dijo, varios encuentros cara a cara con miembros de la plana mayor del cartel tanto en Panamá como en Medellín, y además les dio la bienvenida en mayo de 1984 cuando se trasladaron a Panamá huyendo de Colombia después del asesinato del ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla.

De acuerdo con su testimonio, primero pagaron a Noriega mil dólares por kilo transportado. Luego acordaron darle 150.000 dólares por vuelo, suma que subió más tarde a 200.000 dólares. Pero el ex general acabó exigiendo participar como “inversor” en los negocios del cartel. Noriega, añadió Lehder, les proporcionó en 1983 las fotografías, nombres y direcciones de todos los agentes de narcóticos norteamericanos en Panamá.

Ex guardaespaldas de Fidel Castro: "Yo veneraba a Fidel... hasta que supe que era un narco"



¿Cómo está Fidel Castro? 
Conozco su soberbia: seguro que sufre por verse tan mal.

¿Sabremos de su fin? 
Cuando Fidel estaba internado por enfermedad, paseábamos en auto a Silvino Álvarez...

¿Silvino...? 
Su estilista y peluquero, su sosias. Le vestíamos con su uniforme, y así todos veían a Castro bien. Si muere, lo sabré. Mis contactos...

¿Cuál fue su relación con Fidel Castro? 
Soy el único miembro de la escolta personal de Fidel Castro que ha desertado.

¿Por cuántos años fue su escolta? 
Durante 17 años, de mis 27 a mis 44 años.

¿Cómo alcanzó esa responsabilidad? 
De joven gané competiciones de karate, judo y taekwondo, soy de ferviente familia revolucionaria... Me captaron y formaron...

¿Qué concepto tenía de Fidel? 
Era mi ídolo. Fidel Castro me tenía mucha confianza y yo hubiese dado mi vida por él.

Dígame algo que hizo por Fidel. 
Yo afrontaba a barracudas y tiburones con mi arpón para que no se le acercasen cuando salíamos de pesca submarina.

¿En qué consistía su trabajo, Juan? 
Yo velaba por la integridad física de Fidel Castro: le acompañé en viajes secretos al extranjero, a sus veinte mansiones ocultas...

¿Mansiones ocultas? 
Castro vive en el máximo lujo, y la favorita de sus suntuosas mansiones está en Cayo Piedra, una isla caribeña a una hora de Cuba a bordo de su yate Aquarama II.

¿Castro tiene yate? 
Cuatro yates de lujo, uno medicalizado, otro armado hasta arriba con un completo arsenal bélico...

¿Cómo es Cayo Piedra? 
Fondos marinos espectaculares, aguas turquesa, peces de colores, delfinario, piscinas de agua dulce, criadero de tortugas para la mesa de Fidel, barbacoa y restaurante flotante, helipuerto, guarnición militar, rampa de misiles tierra-aire...

¿Y saben todo esto los cubanos? 
¡No! Yo soy el primero que lo cuenta al mundo. Muy pocos privilegiados han pasado por la isla, uno de ellos Gabriel García Márquez.

Gabo y Fidel eran íntimos, claro... 
Pero Fidel le regaló un chalet lleno de micrófonos ocultos, le grababa todo, espiaba todo.

¿Por qué hacía eso Fidel? 
Por su obsesión por saberlo todo. ¡Tiene microfonado al país entero! Nadie dice nada en Cuba sin que Fidel se entere. Yo sé dónde se custodian las cintas, con mis libretas...

¿Qué libretas? 
Cada día yo anotaba en una libreta todo lo que hacía Fidel, a quién saludaba, qué lugares visitaba, qué comía, qué vino bebía...

Usted debe de saberlo todo de Castro... 
Lo que más le priva es la langosta fresca. Tiene una fábrica de helados propia. Y un criadero de bueyes, cebúes, ocas y gallinas... Y no se le puede contradecir jamás en nada.

¿Sabía eso... y aun así le veneraba? 
Todo me parecía justificable para el vencedor de la revolución cubana. Incluso enviar su propia cama, grande y de madera, al destino al que viajase y dormir como en casa.

¿Se arrepiente usted de algo? 
De todo. ¡Castro no merece nada de lo que hice por él!: me engañó en algo horrendo.

¿En qué? 
Fidel Castro lo negaba, pero... ¡era un capo del narcotráfico! Al saberlo, me desmoroné.

¿Qué descubrió usted? 
Yo controlaba los micrófonos del despacho de Fidel, que pedía grabarlo todo. Un día de 1988 recibe al ministro de Interior, el general José Abrantes, y me pide que no grabe...

¿Raro, no? 
Sí. Dos horas después, me extrañó que no me hubiese pedido el whisky Chivas Regal 12 años que siempre me pedía, con hielo...

¿Fidel Castro no bebe ron cubano? 
Qué va... Preocupado, abrí un momento el micrófono... y oí lo que no debía: Castro estaba aprobando amparar a un narcotraficante de cocaína, por mediación de Abrantes. ¡El héroe al que había sacrificado media vida... actuaba como padrino de la cocaína...!

Vaya, gracias por contarlo. 
Un año después, Castro presiente que le salpicará el narcotráfico... y limpia su imagen: acusa a Abrantes y al general Ochoa de contactar con narcos, ¡y los hace fusilar!

Y era verdad que hacían eso, ¿no? 
¡Obedecían a los Castro! Abrantes a Fidel, Ochoa a Raúl: ayudaban al narcotráfico colombiano. ¡Me pareció ignominioso!

¿Despreció a Castro por eso? 
Sí. Fue el momento más penoso de mi carrera: cual Drácula, Fidel ordenó filmar el fusilamiento de Ochoa, veterano héroe de la revolución, para verlo..., ¡y me ordenó visionar esa filmación junto a todos los escoltas!

¿Qué hace Castro con el dinero sucio? 
Subvencionar movimientos de izquierdas en América Latina y engordar sus cuentas bancarias en Suiza. Por cierto, el presidente venezolano, Maduro, es un títere castrista.

¿Cómo desertó usted? 
Pedí el retiro. Rechacé otros trabajos cerca de Castro... Y por eso me acusaron de alta traición: me torturaron, me encarcelaron dos años. Y allí dentro juré a Dios que contaría un día la vida oculta de Fidel Castro.

'Fidel y Raúl Castro recibían la droga de Pablo Escobar', confiesa el 'Popeye'



El ex sicario de Pablo Escobar, líder del Cartel de Medellín, John Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye, relató al periodista Ricardo Canaletti (de Telenoche y TN) que los hermanos Castro eran los receptores de la cocaína de la organización en Cuba.

En una entrevista exclusiva, y que retoma el diario argentino El Clarín, Popeye asegura que Raúl Castro, actual presidente de Cuba, era quien recibía los cargamentos de la droga blanca, ya que él era el líder del Ejército en aquel entonces.

John Jairo asegura además que luego de que el capo colombiano saliera de Nicaragua debido a que un agente de la DEA estaba infiltrado en su organización, Escobar recompone el tráfico de cocaína hacia Cayo Hueso, Florida, con ayuda de Fidel y Raúl Castro.

El que recibía la cocaína era Raúl porque él era el jefe del Ejército, pero Fidel estaba al tanto”, relató Popeye.

El periodista cuestionó la veracidad de las palabras de quien llamó “un bandido”, pero John Jairo sostuvo que los hermanos Castro ayudaron al Cártel de Medellín en el tráfico de drogas.

Estás diciendo, con los antecedentes que tienes, algo contra (…) un líder mundial como Fidel Castro. Quien lo acusa de haber tenido vínculos nada menos que con el Cártel de Medellín es uno de los sicarios del cártel, un bandido”, sostiene el reportero. “sabes que mucha gente va a decir que es la palabra de un bandido contra el prestigio de un líder mundial”, añade.

"Ese no es un líder, es un dictador y es otro bandido”, sentencia fríamente el ex sicario. “Yo supe del tráfico de drogas, yo estuve en Cayo Hueso”, confiesa el asesino de casi 300 personas.

Popeye recuerda que cuando se descubrió el tráfico de cocaína en Cuba, más de 10 mil kilos de droga quedaron enterrados en la isla.

Y aquí donde usted me está viendo, el bandido que usted llama porque a las cosas hay que llamarlas por su nombre. A mí, Pablo Escobar me encarga que vaya al aeropuerto de la Ciudad de México que ahí me va a esperar el Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez”, cuenta Popeye. “A él le entregué una carta de parte de Pablo Escobar, esa carta era para Fidel y Raúl Castro. Pablo Escobar le estaba pidiendo a Fidel un submarino ruso para llevar la droga desde México a La Habana y de La Habana a Miami", relata el ex sicario.

LEHDER IMPLICA A FIDEL CASTRO EN NARCOTRÁFICO, CASTRO PERMITÍA RE ABASTECER AVIONES REPLETOS DE DROGA EN LA ISLA: AFIRMA CAPO COLOMBIANO

El narcotraficante colombiano Carlos Lehder Rivas, que se encuentra en una prisión estadounidense, dijo que el presidente cubano Fidel Castro está implicado directamente en el tráfico de drogas. Lehder afirmó en el programa Dispatches, emitido  por el Canal 4 de la televisión británica, que sin el permiso de Fidel yo nunca hubiera entrado en Cuba .

Las declaraciones de Lehder se referían a que el Gobierno cubano permitió que aviones con cargamentos de drogas procedentes de Colombia hicieran escala en la isla caribeña para reabastecerse de combustible y continuar después la ruta hacia Estados Unidos.

El narcotraficante agregó que Cuba está implicada específicamente en tráfico de cocaína.

Dispatches investigó el caso y entrevistó a un exagente de los servicios secretos cubanos, quien dijo haber visto personalmente a Fidel Castro ordenar la creación de una compañía dedicada a encubrir el tráfico de drogas y declaró que en Cuba nada se mueve sin el conocimiento de Castro.

Los productores del programa entrevistaron a agentes de aduanas, narcotraficantes y exagentes cubanos con el objetivo de recavar información sobre la implicación de Cuba en el narcotráfico.

El programa mostró que si bien Cuba insiste en que no está envuelta en el tráfico de drogas, esto ha quedado en duda después de que Fidel Castro ordenara el fusilamiento del general Arnaldo Ochoa, en 1989, acusado de narcotráfico.

Dispatches resalta que muchos miembros del Ejército cubano fueron responsables de ser utilizados por el Cartel de Medellín para ayudar a transportar hasta seis toneladas de cocaína desde los aviones hacia los barcos con destino a Estados Unidos, con un valor en la calle de unos 150 millones de dólares durante un período de año y medio.

De acuerdo con evidencias recogidas por Dispatches, en estas operaciones de tráfico de drogas han intervenido hasta quince embarcaciones todas las semanas.

Según el programa, el Gobierno cubano viene actuando como intermediario del narcotráfico desde principios de los años ochenta, desde que llegó a la isla Robert Vesco, el fugitivo acusado en Estados Unidos de desfalco millonario de fondos mutuos.

Al parecer, el objetivo de Castro es utilizar el narcotráfico en su estrategia de guerra contra el imperialismo norteamericano y para obtener divisas.

El exgeneral cubano Rafael del Pino dijo al programa que muchas veces recibió instrucciones de Raúl Castro, hermano de Fidel, para permitir que los aviones procedentes de Colombia aterrizaran en Cuba.

Algunos de los oficiales estaban a favor de esto; otros decían que era un juego sucio. Otros creían que en una guerra contra el imperialismo podíamos utilizar cualquier clase de truco para debilitar a Estados Unidos , añadió.

Dispatches resalta que el famoso escándalo Ochoa, de 1989, implicó romper con el sistema de los más de treinta años de la revolución cubana y que las actuales evidencias ponen a Castro como directo implicado en el narcotráfico.

       

       

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada