MILITARES NO QUISIERON EL APOYO DE LOS POLICÍAS ; “Nos pidieron que nos retiráramos, que los dejáramos trabajar”

Culiacán, Sin.-Luego de la polémica que generó la investigación de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SIEDO) debido a que las corporacioneslocales presuntamente no prestaron apoyo a los militares emboscados el 30 de septiembre, testimonios de agentes de la Policía Municipal señalan que la madrugada del domingo pasado los soldados pidieron a los policías retirarse.

De acuerdo el testimonio de un policía, fue cerca de las 03:30 horas cuando se dio el reporte del enfrentamiento en la colonia Miguel Hidalgo, cuyo saldo fue de tres integrantes de Los Ántrax abatidos, tres más heridos que permanecen bajo custodia y tres más arrestados que resultaron ilesos.

A esa hora uno de los policías circulaban en una patrulla cerca de donde se empezaron a escuchardetonaciones de arma de fuego, por lo que pidió apoyo a sus compañeros vía radio, pero se les pidió que se agruparan a la altura de la avenida Revolución, a esperar a uno de los supervisores.

Una vez que arribó el supervisor, acudieron en apoyo a los soldados, pero estos se encontraban ya atendiendo a los Ántrax heridos, entre ellos José Carlos López Alanís, El Cali, jefe del grupo criminal.

“Nos pidieron que nos retiráramos, que los dejáramos trabajar”, comentó. Los soldados se portaron bien, solo que pidieron que se replegaran a las orillas. Más tarde el resto de las corporacionesllegaría nada más para cubrir los flancos, en tanto que los heridos y detenidos eran trasladados custodiados por el Ejército.

A los agentes que más tarde se acercaron para pedir los datos, no se les permitió estar armados dentro del perímetro donde ocurrieron los hechos, según comentó el policía.

La Sedena y la PGR pusieron bajo sospecha a las corporaciones policiacas debido a que, según los datos, no acudieron pronto a prestar apoyo a los soldados que fueron atacados la madrugada del 30 de septiembre pasado por células vinculadas con la facción de Joaquín Guzmán Loera y sus hijos.

Desde entonces, la desconfianza interinstitucional se ha hecho ver con revisiones en comandantes y con el sigilo de las autoridades federales.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada