FOTOGALERIA: Cimbra balacera y persecución a TAMAULIPAS,Abaten MARINOS desde el aire a tres sicarios del CDG

Incautan tres ametralladoras, fornituras, chalecos blindados, una camioneta y otros enseres tácticos.Con saldo de tres civiles armados abatidos, no identificados, se registró una persecución y balacera en las inmediaciones de la colonia Vista Hermosa , entre efectivos de la Marina Armada de México y los tripulantes de una camioneta negra.

Al revisar la camioneta particular, las autoridades federales aseguraron tres fusiles ametralladora, fornituras, chalecos blindados y otros enseres tácticos, los cuales “encapsularon” en cajas largas y bolsas para presentarlos como evidencia.

Nuevamente los vecinos de colonias ubicadas en el sector norponiente de la ciudad se estremecieron con el estruendo de las ráfagas de armas de alto poder y el sobrevuelo de un helicóptero de la Marina, en una persecución desatada por tierra y por aire.

Los hechos iniciaron alrededor de las 16:00 horas de ayer, cuando al parecer los civiles armados -quienes se desplazaban a bordo de una camioneta Chevrolet Silverado de cabina y media-, se toparon con patrullas de la Marina en una colonia del sector.
Al tratar de escapar, los tripulantes de la camioneta le imprimieron velocidad al vehículo y recorrieron temerariamente calles de un parque industrial y colonias aledañas, para luego internarse por una brecha hasta llegar al cruce con la calle Del Parque y avenida De los Encinos, de la colonia Vista Hermosa , donde desemboca dicha brecha.

Precisamente en el entronque de la brecha con la calle Del Parque se ubica una cerca de metal, la cual frenó la vertiginosa carrera de los perseguidos y se convirtió prácticamente en un callejón mortal, sin salida, ya que ahí fueron copados por otros marinos que les salieron al paso y los abatieron a rafagazos de metralleta.

A pocos metros de la cerca metálica quedó acribillada la camioneta, con los cuerpos de los tres desconocidos en su interior.

En ese punto, donde termina la colonia Vista Hermosa y se entronca con el camino rural, se localiza un centro de estudios universitarios, el cual en esos momentos se encontraba desierto ya que las clases inician a las 17:00 horas, mismas que fueron suspendidas a raíz de los acontecimientos de violencia armada.

Aunque las calles se encontraban acordonadas por elementos de la Marina, se permitió el acceso al plantel a catedráticos que llegaron por documentos y material pedagógico.

Pese a que la balacera y persecución no se prolongó mucho tiempo, el lapso que dilató el intenso tableteo de las metralletas fue suficiente para que las redes sociales se saturaran de mensajes y alertas ciudadanas sobre los hechos, advirtiendo del inminente peligro que significaba circular por el lugar.

Se manejaba en redes sociales que la persecución se estaba dando por aire y por tierra, que era intensa la balacera , y que por el estruendo de los disparos se suponía que los contendientes estaban utilizando fusiles de alto poder.

Al filo de las 16:30 horas la calma aparentemente había vuelto al sector, estableciendo los Marinos un perímetro de seguridad en el lugar donde culminó la persecución y balacera , a la espera de las autoridades federales.

Los militares restringieron el tráfico de vehículos y peatones, permitiendo solamente el acceso a trabajadores de medios de comunicación, pero nada más hasta el límite del área demarcada con cintas amarillas por autoridades de la Procuraduría General de la República (PGR) y criminalistas federales.


Al lugar de los hechos también acudió personal de la Unidad Regional de Servicios Periciales de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), para colaborar en el levantamiento de los cuerpos y su traslado al Servicio Médico Forense, para la autopsia de ley.

Durante varias horas, las autoridades realizaron las diligencias correspondientes en el lugar de los hechos, bajando los tres fusiles de asalto de la camioneta, así como los chalecos y fornituras, entre otros objetos prohibidos.

Las diligencias ministeriales se prolongaron hasta entrada la noche, por lo que los criminalistas federales -enfundados en los clásicos overoles blancos de plástico- tuvieron que emplear lámparas para desarrollar sus funciones.

Cuando los criminalistas federales terminaron de “encapsular” las armas y demás evidencias, el personal forense estatal ingresó al área restringida para proceder al levantamiento de los cuerpos.

Extraoficialmente trascendió que fueron tres los civiles abatidos, de distintas edades, quienes quedaron en calidad de no identificados porque no portaban documentos de identidad.

A lo lejos, se observaba que el piloto de la camioneta particular había quedado recargado sobre el volante, ya que sobresalía su cabeza en el parabrisas delantero astillado por los impactos de bala.

Por esos hechos, el agente del Ministerio Público Federal del procedimiento penal acusatorio, inició una carpeta de investigación por el delito de violación a la ley de armas de fuego.

Ya entrada la noche, el área quedó despejada, al retirarse del lugar las autoridades de la PGR y PGJE, así como efectivos de la Marina, quienes en convoy custodiaron el traslado de los cuerpos al anfiteatro del Servicio Médico Forense.










         

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada