El CDS envió a Los Antrax a exterminar al CJNG pero fue demasiado tarde, los Antrax fueron barridos al igual que la Resistencia

Esa noche el presidente Felipe Calderón iba a inaugurar la nueva sede de las Chivas de Guadalajara, el estadio Omnilife, “el mejor del mundo”.

Para “el mejor equipo del mundo”. Horas antes de que el Boeing 757 del mandatario mexicano aterrizara en el aeropuerto Miguel Hidalgo, 150 elementos de un grupo de elite de la Secretaría de la Defensa Nacional cerraron las calles de la colonia Colinas de San Javier, una de las más ricas de Guadalajara, No tuvieron contratiempos. En el operativo realizado esa tarde en Zapopan sólo hubo precisión. Los militares cerraron las calles, tomaron una a una las casas vecinas. Luego entraron por Nacho Coronel.

Ignacio Coronel era el hombre de confianza de Joaquín El Chapo Guzmán: se le consideraba el operador financiero del cártel más poderoso del país, cuya presencia se extendía entonces a lo largo de 20 estados. Coronel era, desde 1990, uno de los narcotraficantes “que pisaban más fuerte” en Jalisco: Guadalajara era como su despacho particular, el sitio desde el que manejaba no sólo cuanto sucedía en el estado, sino en buena parte del corredor del Pacífico.

En los últimos años el capo se movía sin escoltas —cuando más, acompañado por un guardaespaldas—, vestido de manera discreta, casi siempre con ropa casual. Los propietarios de otras residencias de Colinas de San Javier recordaron que habían visto varias veces a ese hombre de 56 años en tiendas y restaurantes VIP de Plaza Andares, el complejo comercial más exclusivo del país.

En tanto otras ciudades y otros estados del país se hallaban bajo el fuego de las guerras del crimen organizado, Coronel paseaba por Guadalajara. Jalisco permanecía en ese tiempo en relativa calma y la leyenda tejida alrededor del capo aseguraba que el responsable de esa calma vivía en Colinas de San Javier —precisamente en la casa que el 29 de julio de 2010 allanó el ejército.

Coronel, alias El Cachas de Diamante, El Ingeniero, El Rey del Ice o El Rey del Cristal, había entrado en Jalisco de la mano del sinaloense Amado Carrillo, líder entonces del Cártel de Juárez. El fiscal general del estado, Luis Carlos Nájera, sostiene que a partir de que la Operación Cóndor sacó a los narcotraficantes de Sinaloa, allá en los años setenta, y los dispersó en distintas ciudades a lo largo del Pacífico, “Sinaloa ha tenido siempre una mano metida en Guadalajara”.

En l990 Ignacio Coronel fue la mano que Amado Carrillo metió en Jalisco. En 1993, sin embargo, el lugarteniente fue abandonado. Ese año en que el cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo era asesinado en el aeropuerto de Guadalajara, Carrillo le dio la espalda: Coronel fue detenido y pasó un tiempo tras las rejas. Apenas recobró la libertad, cambió de bando. El hombre que lo había ayudado a salir de prisión, Ismael El Mayo Zambada, le abrió las puertas del Cártel de Sinaloa.

Coronel volvió a tejer su red, lentamente, a lo largo de los años. Y lo hizo de manera tan efectiva que sobrevivió a cinco gobernadores: en el bajo mundo del crimen organizado se le llegó a considerar intocable. Le llamaban en broma “San Ignacio Protector”: hasta El Chapo Guzmán acudía a él en instantes de apremio.

La prensa de aquellos días informa que en los últimos años Coronel había perdido fuerza. La guerra contra el narcotráfico decretada por Felipe Calderón golpeaba seriamente su estructura. La detención de los líderes del Cártel del Milenio, los michoacanos Óscar Orlando Nava Valencia, alias El Lobo (en octubre de 2009), y Juan Carlos Nava Valencia, alias El Tigre (mayo de 2010), con quienes Coronel se había asociado, le abría un boquete en el control del tráfico de drogas en Jalisco, Nayarit y Michoacán. Sus allegados decían que el capo estaba quebrado: no lograba superar el secuestro y asesinato de su hijo Alejandro, a manos de un comando de Los Zetas que dirigía un sujeto llamado José Luis Estrada, El Pepino.

60 hombres de La Corona —el grupo armado de Coronel— fueron enviados a cobrar la cuenta, y El Pepino acabó calcinado en una camioneta Cheyene. Pese a esto, el narcotraficante no se repuso. Muchas cosas se le comenzaron a salir de control. En los tres meses que le quedaban de vida, estuvo obsesionado en combatir al capo Héctor Beltrán Leyva, a quien señalaba como autor intelectual del secuestro de su hijo. Envió incluso otro comando a la ciudad de Hermosillo, con orden de darle caza. Los hombres de La Corona no hallaron a Beltrán Leyva, pero secuestraron a su esposa y la mantuvieron en cuativerio durante una semana. Esperaban que Beltrán diera señales de vida. No lo hizo. Al final, la mujer fue liberada sana y salva, aunque atada y amordazada, y con varios mensajes pegados al cuerpo. Uno de ellos reclamaba a Beltrán el haberse negado a responder por su esposa. Otro le anunciaba: “Nosotros te vamos a enseñar a ser hombre y a respetar a la familia, asesino de niños”.

Ignacio Coronel llevaba varias semanas sin salir de su residencia, cuando el ejército llegó por él. Vecinos de Colinas de San Javier oyeron disparos y detonaciones de artefactos explosivos. El parte militar rendido aquella tarde dice que al verse sorprendido Coronel disparó sobre uno de los soldados,“por lo que repelimos la agresión”.

El narcotraficante quedó tendido boca arriba en una de las escalinatas de mármol de la residencia. A centímetros de su mano izquierda estaba una pistola calibre .38 y cerca del pie derecho un fusil AR-15. Había 13 orificios de bala en las paredes y siete charcos de sangre en pisos y alfombras. El capo recibió 12 impactos en el lado izquierdo del cuerpo y sólo uno en el derecho. Se dice que el grupo de elite del ejército le andaba buscando el corazón.

En septiembre de 2012 la Policía Federal detiene en el Estado de México a Ramiro Pozos González, El Molca. Le aseguran un rifle AK-47 bañado en oro, que le había regalado el líder del Cártel del Milenio, Óscar Orlando Nava Valencia, El Lobo. Al ser presentado ante los medios, dirige amplias sonrisas a los reporteros y levanta los pulgares en señal de triunfo. Luego detalla sin inmutarse un amplio repertorio de acciones criminales. El Molca —regordete, de 42 años, originario de Zapopan— reconoce ser el fundador del grupo conocido como La Resistencia, una escisión del Cártel del Milenio surgida a la muerte de Coronel, la cual intentó apoderarse del sitio que había quedado vacío tras la muerte del narcotraficante.

En un video en el que El Molca es interrogado por agentes federales se detalla que el Cártel del Milenio (uno de los más antiguos del narcotráfico) fue expulsado de Michoacán tanto por golpes propinados por el gobierno, como por la invasión de una organización rival, que en poco tiempo infestó la entidad: Los Zetas. Para sobrevivir, el Cártel del Milenio terminó acercándose al de Sinaloa: Ignacio Coronel les permitió asentarse en Jalisco.

—Entonces se empieza a trabajar fuerte, empezamos a mandar dos o tres toneladas, hasta terminar en 35 o 40 —declara El Molca.

El interrogatorio al que Pozos González es sometido explica en unos trazos la violencia criminal que hoy sacude aquel estado.

—Cuando detienen a mi compadre El Tigre —dice Pozos—, empieza la guerra contra Los Torcidos o Los Cuinis, o Los Menchos… toda esa bola de torcidos.

—¿Es ahí donde viene la ruptura del Cártel del Milenio?… ¿Por qué se da? —le pregunta una voz.

—Porque detienen a El Tigre… y el que va [es decir, al que por jerarquía le corresponde tomar el poder] es el hombre de confianza de El Tigre y El Lobo, que es el Pilo [Elpidio Mojarro Ramírez]… pero Erick Valencia Salazar [uno de los descendientes de la familia fundadora del cártel], quiere poner a Mencho [Nemesio Oseguera Ramos]. Y Mencho quiere quedarse al frente, y nosotros decimos que no porque el único que sabía el manejo exacto de las cosas de El Lobo y El Tigre era Pilo. Y ahí nos dicen que entreguemos a Gerardo Mendoza, El Tecato o El Cochi, y no quisimos. Y Gerardo le mata unas gentes a Mencho en Tecomán y empieza la guerra…

En octubre de 2009, tras un enfrentamiento a tiros en una “narcogranja” de Tlajomulco de Zúñiga, El Lobo Nava Valencia es detenido por el ejército. Siete meses más tarde, su hermano El Tigre cae en poder de las autoridades. Un informe de inteligencia del gobierno de Jalisco relata que poco antes de ser capturados los Nava Valencia habían tenido serias dificultades con Ignacio Coronel. De acuerdo con la declaración de un miembro del cártel, “en una reunión El Lobo Valencia y Nacho Coronel casi llegaron a los golpes y Coronel quedó muy sentido. Quiso deshacerse de El Lobo, pero no se lo autorizaron. Cuando El Lobo fue detenido, gente de su hermano El Tigre quiso llegar con Coronel y tomar la rienda, Coronel les contestó: ‘A partir de esta fecha ustedes son contras’”.

Según el reporte de las autoridades estatales, allegados al Cártel del Milenio aseguraron que tras esa ruptura Coronel se acercó al encargado de la seguridad de El Lobo Valencia y lo convenció de que traicionara a su jefe. Prometió recompensarlo con el puesto ocupado por éste.

El encargado de la seguridad de El Lobo era Nemesio Oseguera Ramos, alias El Mencho. Aunque a la caída de El Lobo, El Mencho siguió trabajando al lado de otro miembro de la familia Valencia, Erick Valencia Salazar, alias El 85, otros jefes de peso en el cártel compraron la idea de que El Lobo había sido entregado por su subalterno: bautizaron al grupo de El Mencho como Los Torcidos, es decir, “los traidores”.

Continúa el relato de El Molca:

—Ahí empieza la disputa por el nombre de Milenio, porque ellos querían ser Milenio, y pues nosotros somos Milenio. Empiezan con que ellos eran Milenio y empiezan a detener gente en San Cristóbal; hay más de 40 detenidos que dicen que son Milenio pero es gente de Mencho y del Erick. Y empiezan las masacres, empiezan a levantarnos familiares y amigos que nos conocían y nos salimos de Jalisco y Colima. Ya después viene el apoyo de La Familia Michoacana y se creó un grupo que se llama La Resistencia que está conformado por gente de Los Altos, gente de Colima, gente de Jalisco, de Guadalajara.

La organización que Ignacio Coronel había encabezado, se resquebrajó. Nemesio Oseguera y Erick Valencia fundaron el Cártel Jalisco Nueva Generación, CJNG. Quienes se oponían a que El Mencho asumiera el liderazgo se agruparon en torno de La Resistencia, que encabezaban Ramiro Pozos, Lupe Vega y Elpidio Mojarro. El CJNG permaneció asociado al Cártel de Sinaloa: Joaquín El Chapo Guzmán e Ismael El Mayo Zambada encomendaron a El Mencho la tarea de reconstruir “el grupo Jalisco”. La Resistencia, por su parte, buscó el apoyo de La Familia Michoacana. Más tarde se asoció con Los Zetas. Los peores horrores en la historia de Jalisco estaban por sobrevenir.

El Molca explica a sus captores:

—Usted sabe que había dos líderes en Michoacán. Estaba El Chango [José de Jesús Méndez] y él fue el que único que nos dio el apoyo, en realidad fue de amigos, hasta con dinero llegó a ayudar. Y pues la idea era recuperar lo de nosotros y pegarle a El Mencho; pero se mete El Loco [Nazario Moreno] y quería que peleáramos con la Policía Federal y que peleáramos con Los Negros [se refiere, por el color de sus uniformes, a la policía estatal] y pues nosotros nunca hemos peleado con la policía, nuestra guerra era con la maña. Y entonces nos salimos de acuerdo y nos pegamos del lado de don Chuy, de El Chango.

El estado se convulsiona en estertores de violencia que dejan a su paso cadáveres espantosamente mutilados. La entidad es atravesada continuamente por convoyes de gente armada. Los grupos criminales controlan la vida en los municipios. En todas partes aparecen cuerpos con mensajes que se intercambian los narcotraficantes: “Jalisco libre de escorias”. Absorto en una guerra que al final del sexenio habrá dejado 120 mil muertos, el gobierno federal no voltea hacia Jalisco. “El mundo estaba pendiente de La Tuta, de El Chapo, de las figuras mediáticas del narcotráfico”, explica el fiscal general del estado, Luis Carlos Nájera. El gobierno del estado tampoco hace mucho. Al gobernador panista Emilio González Márquez (2007-2013) se le acusa de cerrar los ojos ante los síntomas de la violencia, de tolerar la presencia de Ignacio Coronel en el estado, de permitir —incluso, administrar— la expansión de los grupos criminales.

“Había una falta de presencia por parte del Estado”, reconoce el fiscal Nájera, encargado en el sexenio de González Márquez de la Secretaría de Seguridad Pública.

Nájera exhibe cifras de detenciones, de quema de plantíos, de narcolaboratorios desmantelados. Admite, sin embargo, que las fuerzas de seguridad estatales luchaban “en solitario”. “La policía municipal estaba aislada, expuesta, y a nosotros no nos alcanzaba para cubrir toda la entidad. Por eso era urgente crear una Fuerza Única”.

El 26 de marzo de 2011 policías estatales detienen en El Salto un vehículo sospechoso. Al volante viene una mujer de la policía municipal que exhibe su credencial para evitar que la revisen. Los agentes la notan nerviosa, proceden a la revisión del vehículo. Dentro del coche hay un hombre que esconde en la chamarra una pistola calibre .40, de las denominadas “Mata Policías” —pues perforan los chalecos antibalas. Otros dos pasajeros portan granadas y pistolas. Todos son miembros de La Resistencia. Entre ellos viene David Trujillo, el R-1, encargado de disputar al Cártel Jalisco Nueva Generación la plaza de El Salto.

La mujer policía termina delatando a ocho compañeros de la municipal. Dice que reciben mil pesos a la semana por brindar protección a La Resistencia. Cuando termina el interrogatorio, los estatales saben que los agentes municipales han “puesto” varios “trabajos”, incluida la ejecución de algunos jefes policiacos. Sabe que han ayudado a realizar secuestros y extorsiones. Entre sus obligaciones estaban: desviar la atención de la policía hacia otros sitios para que pasaran libremente “los dueños de la plaza”, servir de escudo a los miembros de La Resistencia que realizaban secuestros, y conducir armas o drogas a bordo de las patrullas.

El dinero venía directamente de Lupe Vega y era recibido y repartido semana a semana por el agente Antonio Sandoval.

El Salto se encuentra a unos kilómetros de la zona metropolitana. ¿Cómo serían las cosas en las regiones más apartadas de Jalisco?

Medio año atrás había causado revuelo entre la sociedad tapatía un video subido al sitio electrónico “El blog del narco”. Dos hombres golpeados, semidesnudos, con las manos amarradas y sentados en sillas de plástico, aparecían en un cuarto pintado de verde. Los rodeaban hombres encapuchados y armados con rifles de asalto. “¿A cuánta gente han matado y descuartizado?”, les preguntaba alguien. Uno de los hombres golpeados respondía: “Yo, Lupe Vega y su gente, matamos al que apareció en El Quince sin orejas y sin ojos…”. El hombre efectuaba luego una larga confesión en la que desfilaban nombres y nombres y más nombres. Los nombres de miembros de La Resistencia. Los nombres de policías estatales y municipales que les daban protección.

La guerra emprendida por los fundadores del Cártel Jalisco Nueva Generación dejaría ecos abundantes en la prensa: pequeñas notas dispersas en la sección policiaca que hablaban, en realidad, de “la limpia” que El Mencho y Erick Valencia estaban realizando en el estado. Aquí hay una elegida al azar: el 2 de enero de 2012 vecinos de Tlaquepaque oyeron el ruido de una camioneta y escucharon ladrar a los perros. Al amanecer, encontraron un cuerpo decapitado, envuelto en cinta transparente. La cabeza apareció en una bolsa de plástico. Junto al cuerpo había un mensaje: “Para la resistencia feliz año nuevo, recoge tu basura Lupe Vega”.

El fiscal Nájera asegura que en sus inicios el CJNG operó como brazo armado del Cártel de Sinaloa: “Sinaloa los enviaba a pelear a los sitios en donde estaba sosteniendo sus guerras: a Cancún, a Veracruz, a Tijuana… Eso era parte del acuerdo que hicieron”.

El cártel dirigido por El Chapo Guzmán libraba en ese tiempo una lucha con Los Zetas que dejaba en ruinas y en llamas amplias porciones del país. Los Zetas, ex militares que comandaban el cártel más violento del país, tenían los ojos puestos en Jalisco desde la muerte de Ignacio Coronel.

El 20 de septiembre de 2011 sicarios que viajaban en varias Suburban negras abandonaron dos camionetas de redilas, de las conocidas como estaquitas, frente al centro comercial Las Américas, en la Zona Dorada de Boca del Río, Veracruz. Apilados en las estaquitas había 35 cuerpos. Los cadáveres de 23 hombres y 12 mujeres. Tenían el torso desnudo, estaban maniatados, algunos mutilados. Gobernación informó que según la Plataforma México los 35 fallecidos tenían antecedentes penales por secuestro, extorsión, homicidio o narcomenudeo. Un mando castrense reveló que los autores de la masacre habían estampado su firma en una cartulina: “Cártel Jalisco Nueva Generación”. En la cartulina había un mensaje que los militares no dieron a conocer.

Una semana más tarde, un grupo que se autodenominó “Los Matazetas” difundió en redes sociales un video. En éste, cinco hombres vestidos con playeras, guantes y capuchas negras, que aparecen sentados detrás de una mesa con mantel blanco, botellas de agua y un micrófono, piden disculpas por la violencia que han desatado en el puerto. “La intención era darle a saber al pueblo veracruzano que este flagelo de la sociedad [Los Zetas] no son invencibles y que ya no se dejen extorsionar”, dice el más robusto de los conferenciantes. Ese mismo personaje señala que “Los Matazetas” han llegado a Veracruz para terminar con la inseguridad: “Nuestro único interés, como objetivo, son el Cártel de Los Zetas, por lo que respetamos a las fuerzas armadas, comprendemos que no pueden actuar al margen de la ley… y condenamos a los malos servidores que con su apoyo hacen que este flagelo de la sociedad siga haciendo daño”.

El encapuchado afirma que para erradicar a Los Zetas le es necesario luchar en igualdad de condiciones, y para ese efecto pide que los funcionarios y autoridades que los apoyan dejen de hacerlo. “Que la sociedad esté segura que nosotros ‘Los Matazetas’ no extorsionamos, no secuestramos y nunca afectaremos el patrimonio nacional… Somos guerreros anónimos, sin rostro, pero orgullosamente mexicanos”.

La respuesta del gobernador de Veracruz, Javier Duarte, a la dantesca aparición de los cadáveres de Boca del Río, consiste en lamentar el hecho y “en lamentar más que los ahora muertos se hubieran dedicado a la delincuencia”.

La respuesta de Los Zetas tarda un poco más en llegar, aunque es igualmente macabra.

Muy cerca de la glorieta conocida como los Arcos del Milenio, en la zona céntrica de Guadalajara, 26 cadáveres son abandonados dentro de tres camionetas. Están apilados, semidesnudos, amordazados. Muchos de ellos han muerto por asfixia. Algunos tienen bolsas de plástico en la cabeza. Todos pertenecen al sexo masculino. A todos les han escrito una leyenda en la espalda: “Milenio Zetas”. Un testigo informa que las camionetas —con placas de Jalisco y el Estado de México— fueron abandonadas a las seis de la mañana.

Es la respuesta Zeta a la masacre de Boca del Río.

En Twitter, el gobernador González Márquez se declara “consternado e indignado”. La investigación no conduce a sitio alguno, hasta que el fallido asalto a una vinatería pone en manos de las autoridades a Eleuterio Belmontes, El Tello, líder de una de las tres células que tomaron parte en el multihomicidio. El Tello confiesa que las víctimas fueron “levantadas” en distintos puntos de la ciudad, algunas de ellas al azar, y que él personalmente ahorcó a dos personas. Varios meses más tarde cae el responsable de ordenar y dirigir la venganza, Francisco Daniel Yeme, El Pacorro, quien declara que sus funciones dentro del Cártel del Milenio eran completamente específicas:

—Yo nada más me dedicaba a matar.

(Un reportero le pregunta qué sentiría si a sus hijos les hicieran lo mismo que a las víctimas de los Arcos del Milenio. El Pacorro responde: “Pues si les toca, ya ni modo”.)

Reportes de inteligencia del gobierno estatal señalan que los líderes de La Resistencia intentaron formar “un recalentado” con otras organizaciones criminales. Su propósito era configurar un frente que integrara células del Cártel del Milenio, de La Familia Michoacana y del Cártel del Golfo. Ese cártel regional llevaría las siglas MFG (Milenio, Familia, Golfo). No llegó a concretarse porque lo impidieron “las luchas y la problemática de cada grupo”, y porque el Cártel Jalisco Nueva Generación aprovechó en su beneficio los espacios que le abría el descabezamiento o la desintegración de los otros cárteles.

“Sinaloa enviaba a su brazo armado a combatir a los sitios en los que estaba debilitado —explica el fiscal Nájera—. Llegaban grupos, enviados desde Jalisco, que podían ser de 200 o 300 sicarios. Ellos llegaban a algún estado, ‘limpiaban’ a los grupos rivales, y se quedaban en aquel estado, sin que nadie les pidiera cuentas. De ese modo inició la expansión del cártel”.

Erick Valencia Salazar, El 85, a quien se atribuye la orden que provocó la matanza de Boca del Río, fue capturado por el ejército en marzo de 2012, en el transcurso de un operativo que derivó en balaceras y persecuciones a lo largo de varias calles de la zona metropolitana. La jornada de violencia incluyó bloqueos en varios municipios, así como quema de autos, tráileres y autobuses de transporte público (26 en total).

El 85 resultó herido en una mano por la detonación de una granada que intentó lanzar poco antes de ser capturado. Su nombre no era conocido por las autoridades. Sólo aparecía una vez en los registros oficiales: la averiguación previa contra el empresario chino Zhenli Ye Gon, a quien le fueron asegurados 205.6 millones de pesos en un domicilio de las Lomas de Chapultepec, en el Distrito Federal. Su detención dejó en manos de Nemesio Oseguera Ramos, El Mencho, el control absoluto del CJNG.

Una ficha del gobierno estatal afirma que Oseguera Ramos había conocido a fondo la operación del Cártel del Milenio y por tanto sabía “cómo operar, cómo hacer enlaces y establecer controles”. La ficha agrega que El Mencho ejerció, desde el primer día, “un liderazgo extremadamente violento”. La fiscalía tiene indicios de que la gente de Ignacio Coronel “intentó enviar a alguien más a controlar Jalisco”. Pero Oseguera Ramos no lo permitió.

“Se cuenta que desde Sinaloa le enviaron a los ‘Ántrax’ y a otra gente de La Corona para que lo enfrentaran y aseguraran el control del cártel sobre las operaciones. Pero Oseguera acabó con ellos: los ‘Ántrax’ fueron barridos y muchos de La Corona siguen escondidos: hasta cambiaron de nombres para no ser ubicados” —relata el comisionado de Seguridad Pública de Jalisco, Alejandro Solorio Aréchiga.

En las declaraciones que rindió a las autoridades, el líder de La Resistencia sostiene que “los sinaloas se encabronaron porque Mencho se acabó a la gente de Jalisco”.

—Secuestró y robó a toda “la maña” —dijo El Molca—. A todos los que se movían. Si tenías un varo te lo quitaba… te robaba y si ibas a jalar ibas a jalar para él o te ibas liso. Acabaron con la gente de Jalisco y empezaron a levantar “sinaloas”. Y los “sinaloas” le brincan y empezaron a poner mantas y a matarse gente ahí.

En poco tiempo Oseguera Ramos aniquiló a La Resistencia, se apoderó a sangre y fuego del corredor Guadalajara-Colima, tomó control del puerto de Manzanillo, e impuso la presencia del CJNG en ocho estados (Colima, Veracruz, Michoacán, Quintana Roo, Tabasco, Nayarit, Guanajuato y el Estado de México). La caída de los grandes capos de otras organizaciones —El Chapo, La Tuta, El Z-40— le facilitaron mucho aquel trabajo. Según una ficha de la fiscalía general del estado, su organización constituye hoy “el cártel con mayor control territorial en la venta y distribución de droga”.

Oseguera entregó el manejo de la estructura financiera del CJNG a sus dos cuñados, conocidos como Los Cuinis, y encargados del lavado de dinero. Sus nombres son Abigael y José Luis González Valencia (el primero fue detenido el 28 de febrero en Puerto Vallarta). A través de una vasta cadena de prestanombres, Los Cuinis invirtieron en bares, discotecas, hoteles, restaurantes, farmacias, inmobiliarias y casas de cambio. En Jalisco hay quien asegura que son ellos los verdaderos jefes del cártel y que Oseguera Ramos sólo es “el que jala el gatillo”. Para las autoridades, se trata en realidad de una organización que copió de los sinaloenses “la creación de jerarquías basadas en el parentesco”.

El gobierno de Jalisco considera al CJNG como “la organización con mayor manejo de dinero líquido”. El grupo liderado por El Mencho “abandonó el mercado de drogas en Estados Unidos y reorientó sus exportaciones de cocaína y metanfetamina al Lejano Oriente, África y Europa”, según se lee en los reportes de inteligencia.

En momentos en que las grandes organizaciones criminales eran descabezadas por la guerra contra el narco, y quedaban fragmentadas en pequeñas células, Oseguera Ramos se dedicó a reclutar a los grupos criminales que iban quedando “huérfanos” —Zetas, Templarios, La Familia Michoacana…—. De ese modo configuró, según la DEA, “el cártel que ha logrado esparcirse con mayor rapidez y ha llegado a alcanzar los niveles que tuvo el Cártel de Sinaloa [en los años de gloria de El Chapo]”.

Una semana después de que el nuevo gobernador de Jalisco, el priista Aristóteles Sandoval, tomara posesión del cargo, Oseguera Ramos hizo asesinar al recién nombrado secretario de Turismo, José de Jesús Gallegos. La versión de uno de los sicarios que participó en el atentado señala que El Mencho descubrió que el secretario lavaba dinero para los Templarios: “Si lo dejamos… los Templarios van a entrar a trabajar a nuestra casa como si nada”.

Desde que Gallegos cayó atravesado por las balas el 9 de marzo de 2013, en Jalisco han asesinado a un centenar de servidores públicos: prácticamente, uno cada semana. La fiscalía sostiene que el CJNG atenta contra los funcionarios que impiden sus actividades. Desde ese último año, en la entidad se han incrementado los “levantones”, así como el hallazgo de fosas clandestinas. Jalisco ocupa actualmente el segundo lugar nacional en desaparición de personas y localización de tumbas ilegales. Sólo en noviembre y diciembre de 2013 fueron halladas 30 fosas clandestinas con más de 70 cuerpos. Para marzo del año siguiente el descubrimiento de nuevas fosas había arrojado 48 cuerpos más.

En Lagos de Moreno desparecieron, una madrugada, siete jóvenes. El líder de una célula del CJNG los acusó de haber dado “cristalazo” a una de sus camionetas, para robarse una mochila. Fueron conducidos a una granja. Ahí se les asesinó. No se volvió a saber de ellos hasta que dos sujetos detenidos con armas largas a bordo de una Coronado confesaron que sabían el paradero de los desaparecidos: los habían disuelto en ácido “allá por la Comanja de Corona”, un pequeño municipio de la región de Los Altos. Personal del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses se trasladó al predio y recogió uñas y pequeños huesos con los que se obtuvieron los perfiles genéticos que permitieron la identificación de las víctimas.

Del 1 de marzo de 2013 al 30 de septiembre de 2014, en Jalisco se practicaron casi dos mil autopsias por homicidio. Una nota de prensa reveló hace poco que a la llegada de Sandoval a la gubernatura se rindió un informe a la Procuraduría General de la República sobre la situación criminal que privaba en el estado. No se obtuvo respuesta del ex procurador Jesús Murillo Karam.

La fiscalía asegura que alertó a la federación sobre el decomiso de arsenales de alto poder en manos de sicarios del cártel. Tampoco hubo respuesta. El gobierno de Sandoval, por su parte, es acusado de haber permitido que la violencia criminal se extendiera en el estado: al igual que a su antecesor, se le tacha de cruzarse de brazos, mientras espera que el gobierno federal vaya a salvarlo.

En todo caso, al presentar en noviembre pasado el Decálogo por la paz, la unidad y la justicia en México, el presidente Enrique Peña Nieto se comprometió a darle prioridad —con Guerrero, Michoacán y Tamaulipas— al estado de Jalisco. Los meses transcurrieron.

Medio año más tarde, sicarios del Cártel Jalisco Nueva Generación emboscaron un convoy de soldados en Guachinango. La balacera culminó con el incendio de un camión. Cuatro jóvenes militares murieron calcinados.

La investigación puso a las autoridades sobre la pista de un hombre apodado El Gringo, líder del CJNG en Tlajomulco, Cocula, Zacoalco, Tapalpa y Atemajac. El Gringo, Heriberto Acevedo, había comprado la protección del jefe de la policía de Cocula. Los reportes indicaban que se movía con soltura en esa zona del estado. Un retén de la Fuerza Única intentó detenerlo en Zacoalco de Torres el pasado mes de marzo. El Gringo respondió a tiros. “Murió disparando un arma calibre .50”, afirma un testigo.

Oseguera exigió a sus hombres que se tomaran represalias. En cosa de días, el cártel emboscó un convoy en la carretera Las Palmas-Mascota (15 elementos de la Fuerza Única calcinados) y asesinó a tiros al director de la policía de Zacoalco. Esas muertes no fueron suficientes para El Mencho. Decidido a dar un escarmiento ejemplar (El Gringo ocupaba un lugar central en la cúpula del cártel), ordenó el asesinato del comisionado de Seguridad Pública de Jalisco, Alejandro Solorio. Un hombre que fue detenido luego del atentado relató que Oseguera había preguntado a sus lugartenientes:

—¿Quién se avienta el tiro?

La orden de asesinar a Solorio fue enviada a Guadalajara. La responsabilidad de ejecutarla recayó en un sujeto apodado El Rayo (Luis Enrique Sierra Machuca). Un reporte indica que desde las seis de la tarde del 30 de marzo de este año un grupo de sicarios patrulló el poblado de Río Blanco intentando detectar la camioneta del comisionado. Cuando el vehículo fue finalmente ubicado, muy cerca de la medianoche, los sicarios atravesaron un tráiler y dos camionetas en la calle Independencia, a la entrada de una curva pronunciada.

Solorio y sus escoltas cayeron en la emboscada. Hubo un minuto de tiros y granadas. La unidad blindada del comisionado presentó más de 300 impactos. Los escoltas del funcionario fingieron huir, e intempestivamente volvieron a entrar en la zona de fuego. Los sicarios no esperaban la respuesta. Descontrolados, escaparon bajo una lluvia de balas: en el lugar de los hechos habían dejado abandonado un lanzacohetes.

Faltaban dos meses para que el Cártel Jalisco Nueva Generación frustrara un supuesto operativo federal que pretendía detener a El Mencho: dos meses para que el cártel exhibiera en cadena nacional la fuerza que unos y otros le dejaron adquirir: colapsar la entidad, derribar un helicóptero, realizar 29 narcobloqueos, poner en “código rojo” a 25 municipios, colocarse en el foco de atención de un país que no logra comprender a qué hora, de qué modo surgió “el nuevo cártel más poderoso”.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada