Balacera y sangre el día en que cayó un verdadero Sicario “El Ceja Güera”

Los Mochis, Sinaloa.- Eran las 16:45 horas del 17 de abril de 1991 cuando agentes de Seguridad y Protección Bancaria que patrullaban por la calle Leyva y callejón Pino Suárez, en la colonia Centro, se dieron cuenta de que en la camioneta Dodge Prospector de color rojo, con franjas gris a los costados y placas sonorenses, había sujetos armados. La alerta no se hizo esperar y en un abrir y cerrar de ojos los refuerzos ya estaban en camino.

Hoy se cumplen 25 años en que fue detenido uno de los capos más famosos de Sinaloa, justo cuando acudió a comprar una carriola para su hijo en el centro de la ciudad

LA BALCERA.

Un agente se aproximó a los hombres de la Dodge colorada y les pidió que se identificaran. Uno de ellos, que traía una pistola 9 milímetros fajada a la cintura, le contestó que era José Loera Chaparro, agente de la Policía Judicial del Estado en Mocorito. No conforme con la respuesta, el oficial le exigió que le mostrara su identificación.

El ambiente se puso tenso. Cuando interactuaban, uno de los agentes descubrió tres rifles de alto poder, los cuales estaban siendo cubiertos por una cobija; apenas los vio se armó la balacera. Un agente tomó dos de los tres AK-47 y salió a como pudo de la zona.

La balas empezaron a sonar en el centro de la ciudad. Tres patrullas fueron rafagueadas y para fortuna de los hombres de seguridad y protección bancaria, los refuerzos llegaron. En la refriega un agente de la Policía resultó herido, al igual que uno de los tripulantes de la camioneta roja, el cual quedó tendido junto a la camioneta bañado en sangre y con una granada de fragmentación en la mano, lista para usarse.

CAYÓ EL CAPO.

Minutos después del tiroteo los agentes tomaron el control de la situación y detuvieron a los sujetos armados. En la investigación se supo que José Loera Chaparro no era agente de la Policía Judicial de Mocorito, su verdadero nombre era Miguel Ángel Beltrán Lugo, mejor conocido como “El Ceja Güera”.

La  noticia de la captura de uno de los capos más buscados corrió como pólvora. Durante más de una década “El Ceja Güera” traía en jaque a policías municipales, estatales y federales; sin embargo, había sido detenido. Su captura ocurrió cuando acudió a comprar una carriola para su hijo en la antigua tienda llamada Import-Club.

“NI MODO, ME DETUVIERON Y QUÉ QUIEREN QUE HAGA... ACEPTO QUE LA PERDÍ”, DIJO “EL CEJA GÜERA” TRAS SU DETENCIÓN. 

Miguel Ángel Beltrán Lugo enfrentó cargos por homicidio, robos violentos y otros delitos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada