Ni Rapido, Ni Furioso; La Sedena a ARMADO a más de 95000 civiles en 15 años

El argumento de proteger sus casas ha generado que, en un lapso de 15 años, en México se incremente en un 1700% la compra de armas por parte de civiles.

Datos oficiales de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), revelados en diversas solicitudes de transparencia, evidencian que de enero de 2000 a enero de 2016 se han vendido 95 mil 664 armas de fuego al público en general; esto sin contar el armamento que se comercializa a corporaciones de policías públicas y privadas.

Se trata de armamento adquirido legalmente en una tienda de la Sedena por personas que argumentan necesitar una pistola para proteger su casa.
Los únicos requisitos para adquirir legalmente un arma es contar con el dinero para comprarlas y no tener antecedentes penales; no se necesita acreditar entrenamiento o capacidad alguna para utilizarlas.

Además de estos civiles armados, hay más de tres mil ciudadanos que tienen permiso para llevar las armas consigo: en la calle, en la casa o en el trabajo en el auto. Más de la mitad de esas personas viven en la Ciudad de México.

El incremento de los permisos para comprar armas coincide con un aumento nacional de los homicidios con armas de fuego, tanto intencionales como accidentales; en 15 años se han triplicado los asesinatos. En ese lapso más de 115 mil personas han perdido la vida a causa de una herida de bala,  de acuerdo con datos oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

En el caso de los homicidios dolosos, entre enero y agosto del 2000, se registraron dos mil 246 crímenes con armas de fuego; en 2016, en este mismo lapso, la cifra fue de siete mil 999 casos. Esto representa un incremento de más del 250 %.
Los homicidios accidentales con armas de fuego son menores que los intencionales, pero también registra un incremento. En 2002 por ejemplo, el dato de enero a agosto de ese año fue de 59 casos. Ese promedio se mantuvo en los siete años siguientes con excepción de 2004 donde hubo 104 casos.

Pero a partir de 2009 la cifra no ha hecho más que subir: 51 homicidios culposos con armas en 2009; 70 en el 2010; 91 en 2011; 92 en 2012; 115 e 2013; 176 en 2014; 186 en 2015 y 184 en 2016. Es un incremento del 211 por ciento a lo largo del siglo de homicidios accidentales que ocurren al manipular un arma de fuego.

Si se comparan los datos oficiales de homicidios con armas de fuego con la cantidad de armas comercializadas legalmente este siglo, la proporción arroja quepor cada pistola vendida hay al menos una persona que ha perdido la vida por heridas de bala.
Apenas el pasado 27 de septiembre la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de la Seguridad Pública, reveló que más del 70 % de los mexicanos reconoce sentirse inseguro ante la posibilidad de ser víctima de un delito.

Ventas en ebullición
En México es posible comprar legalmente un arma de fuego para defenderse pero a diferencia de lo que ocurre en países como Estados UNIDOS, no existen tiendas privadas en donde esto pueda hacerse. El único sitio donde puede hacerse es enla tienda de la Dirección de Comercialización de Armamento de la Sedena, ubicada en la Ciudad de México.
La proporción de armas vendidas en este lapso se ha incrementado casi de forma sostenida y en los primeros cuatro años fue un crecimiento anual de casi cien por ciento: 549 armas vendidas en el 2000; 956 armas comercializadas en el 2001; dos mil 344 vendidas en 2002 y cuatro mil 437 en el año 2003.

Para 2004 y 2005 las armas vendidas estuvieron por debajo de cuatro mil pero en 2006 el total sobrepasó las seis mil piezas. En 2015, la cantidad llegó a más de diez mil armas de fuego vendidas al público en general.

De acuerdo con la misma Sedena las armas que se venden al público en general son armas cortas (pistolas) que no sobrepasen el calibre .380, y que son las que  no están contempladas como de uso exclusivo de las fuerzas armadas.
La venta anual de cartuchos también se ha incrementado a lo largo de este siglo. Pasó de 7 millones 798 mil en el año 2000 a 14millones 337 en 2015. Es un incremento del cien por ciento.

Armados sin capacitación
En la solicitud de información 0000700111116 la Secretaría de la Defensa aclaró expresamente que no se necesita tomar ningún curso de entrenamiento para adquirir legalmente un arma de fuego, solo contribuir con los requisitos que marca la ley.
El único paso previo para adquirir un arma en la tienda de la Defensa es obtener un documento denominado “Permiso Extraordinario para la Compra de Armas de Fuego y Cartuchos”. Los requisitos, de acuerdo con el portal de la dependencia, son una identificación, comprobante de domicilio, copia de la cartilla del servicio militar, una carta de trabajo, carta de antecedentes no penales.

Desde la misma página de la Defensa se puede descargar el formato de solicitud del permiso. El trámite no lleva más de 15 días hábiles según la información de la dependencia.
En el caso de los cartuchos los requisitos son los mismos, La limitante es que la persona solo puede comprar un máximo de 500 cartuchos por cada arma que tenga registrada.
El permiso para comprar un arma de fuego no faculta a los ciudadanos para portarla en la calle, sino solo como protección en su casa. En caso de que una persona desee una autorización para llevar consigo un arma de fuego registrada a su nombre, los requisitos se vuelven más estrictos pues se necesita una “Licencia particular individual de portación de arma de fuego”.

Para obtener esa licencia además de todos los requisitos anteriores se necesita una “carta que demuestre el modo honesto de vivir” firmada por un superior jerárquico o una autoridad civil que avale que la persona tiene un trabajo y un comportamiento adecuado. Además un certificado médico de salud física y mental.

El interesado también debe pagar dos mil 150 pesos por el trámite y presentar una carta con los motivos que justifiquen que debe portar un arma, y que pueden ser desde una situación en particular por su trabajo, hasta la violencia en el lugar donde vive. En un plazo de 50 días hábiles la Defensa responde si se autoriza la licencia o no.
La Sedena reveló en otra solicitud de información que hasta el pasado 15 de agosto se encontraban vigentes tres mil 152 personas de licencia de portación de armas para igual número de civiles.  Se trata de personas comunes y corrientes que pueden estar legalmente armados donde sea, pese a que no son policías.

De todas las licencias concedidas, mil 750 que equivalen al 55 por ciento corresponden a personas con domicilio en la Ciudad de México. Le sigue Nuevo León en donde hay 598 personas con licencia de portación de armas, el estado de México con 275, Jalisco con 101, Querétaro con 98, Durango con 54, Veracruz con 38 y Chihuahua con 31.

A estos civiles armados se suman 25 mil más que tienen permisos particulares de portación colectivos porque trabajan en alguna empresa de seguridad privada.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada