Indagan a policías por asesinato de militares en Culiacán



Culiacán, Sinaloa.- La Procuraduría General de la República (PGR) investiga a las policías municipales de Badiraguato y de Culiacán, Sinaloa, como parte de las hipótesis para determinar su probable participación en la emboscada en la que un grupo del crimen organizado atacó el viernes pasado el convoy militar que tuvo como consecuencias cinco soldados muertos y 10 lesionados.

PGR indagará en autoridades de Culiacán y Badiraguato, pues podrían haber dado "el pitazo" a los agresores.

De fortalecerse la hipótesis se convertiría en línea de investigación para saber si existió un aviso a los narcotraficantes de hacia dónde se dirigían las dos camionetas oficiales con 17 elementos del Ejército y la ambulancia de la Cruz Roja que trasladaba al detenido herido, informaron fuentes oficiales.

Por estos hechos, la PGR dio a conocer el viernes que, a través de la Subprocuraduría de Control Regional de Procedimientos Penales y Amparo (SCRPPA), inició una carpeta de investigación en la delegación Sinaloa.

La indagatoria es contra quien o quienes resulten responsables del delito de homicidio, daños, lesiones y violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos.

Sobre la emboscada, el gobernador de Sinaloa, Mario López Valdez, dijo que el tiempo de reacción de la policía municipal y estatal preventiva fue de ocho minutos, lo que evitó que los lesionados desangraran.

Comentó que dado que la administración local brindó desde el año pasado un seguro de vida a elementos del Ejército, la Marina y elementos federales, junto con los policías locales, las familias de los miembros castrenses fallecidos recibirán, cada una, un millón de pesos de indemnización.
Poco antes de trasladarse a la ciudad de Mazatlán, donde se tenía prevista la visita del Presidente de la República al hospital de especialidades del Ejército, para visitar a los elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional heridos, dijo que no tiene sustento el señalamiento de que tardaron 40 minutos en llegar en su auxilio.

La madrugada del viernes pasado, el convoy con 17 elementos del Ejército que escoltaban unaambulancia en la que se trasladaba herido, Julio Oscar Ortiz Vega, El Kevyn, procedentes de Badiraguato, fue emboscado en la entrada a Culicán.

El hombre fue lesionado en un enfrentamiento, tres horas antes, en el poblado de Bacacoragua, donde un grupo armado atacó por sorpresa a un grupo militar detenido a orilla de la carretera. Los elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) repelieron la agresión y los delincuentes huyeron, pero dejaron abandonado a su cómplice lesionado.

Los agresores usaron fusiles Barrett-calibre .50 con capacidad para perforar blindajes y detonaron granadas, con lo que lograron rescatar al detenido, el cual horas antes había recibido asistencia en primeros auxilios de uno de los elementos del Ejército.

El personal militar le proporcionó los primeros auxilios y lo trasladó a Badiraguato, donde fue rechazado de un hospital, por ese motivo iba a ser ingresado a un hospital de Culiacán.

En la entrada de la ciudad un grupo del crimen organizado atacó, por segunda vez en esa noche a los elementos del Ejército, pero esta vez fue para rescatar al civil herido que iba en la ambulancia, de quien no se sabe su paradero.

El chofer de la unidad de rescate 067 de la Cruz Roja fue lesionado en la cadera por disparo de arma de fuego y fue reportado fuera de peligro, mientras que la unidad médica recibió varios impactos, dio a conocer la benemérita institución a través de un comunicado.

Ante esos hechos, la Procuraduría General de la República inició las investigaciones para definir la posible participación de elementos de las policías municipales.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada