Militar El vengador de la México-Tacuba; evita asalto matando a ladrones y todos le aplauden

En el micro se escuchó el grito de “!ya valió madres, esto es un asalto!”. A las voces, le siguieron las dos detonaciones que mataron a Jesús e Iván, dos hombres que en el pasado habían cometido robos con violencia.

Iván Contreras Martínez y Jesús Adrián Morales Juárez no subieron solos al microbús que salía del paradero del Metro Tacuba. Con ellos iba también Cristian Alan González Méndez, sobreviviente del arma de un hombre con aspecto militar que encaró a los asaltantes.

Cristian y pasajeros de la Ruta 17, son quienes lo cuentan. Minutos antes de la 1:00 de la tarde, el microbús con todos los asientos ocupados, salió del paradero localizado bajo el puente que cruza la avenida México Tacuba, en la Miguel Hidalgo.


Su destino era la puerta 3 de la zona militar, ubicada en Periférico. No llegó porque los tres delincuentes que abordaron justo en el momento en que arrancaba, no lo permitieron.

Y es que, sin perder momento, uno de los tres hombres soltó la amenaza de que aquello era un asalto. El hombre de aspecto militar tampoco perdió tiempo para responder.

Ahí, dentro del microbús se escucharon las dos detonaciones. Una de las balas dio en la cabeza de Iván; la otra, pegó contra el pecho de Jesús.

No hubo un tercer disparo porque al ver caer al asaltante, el supuesto militar dio la orden de detener la marcha del micro. Miguel, el chofer, obedeció.

Por la puerta de enfrente saltó Cristian, el tercer cómplice que fue herido por los golpes de quienes evitaron que huyera.

Por la retaguardia, salió el hombre de verde y el resto de pasajeros que buscaron refugio entre los puestos ambulantes de Tacuba.

Aunque herido, Jesús hizo lo mismo. Él trató de buscar escondite en un local metálico en el que trabaja su familia, pero antes de llegar, murió.

Nadie detuvo al responsable de disparar contra los hombres. Pero todos en el barrio, aplaudían lo sucedido.

Y es que según comerciantes y pasajeros de la ruta, eran siempre los mismos hombres quienes a diario abordan al transporte público para asaltar a los pasajeros.

También se escuchó la voz de la madre de uno de los asaltantes que decía: “Aquí hay dos muertos, uno es el mío y era inocente. Caminaba recto y hoy se dirigía a trabajar”.

A la mujer la contradecía la madre de Iván y los antecedentes criminales que los dos hombres tenían. Jesús había cometido un robo con violencia en Naucalpan e Iván era buscado por la PGR

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada